lunes, 8 de junio de 2009

El dolor por la incompetencia

Este fin de semana el pueblo de México vivió uno de los dramas mas duros de los últimos años, y no me refiero a la estúpida Selección de Futbol que tenemos (ojalá y no vayan al mundial los idiotas por su incompetencia y su falta de humildad) me refiero a el incendio ocurrido el pasado viernes en una guardería de la ciudad de Hermosillo Sonora, donde lamentablemente perdieron la vida (hasta el momento) 42 niños, pequeños que debían oscilar entre los 45 días de nacidos hasta los 4 años, y lo se muy bien porque mi hija que va a cumplir 3 años este mes está en una guardería como la que vivió el percance.

Al parecer el incendio inició en una bodega de llantas que se encuentra a un lado de las instalaciones de la guardería, y debido a las técnicas "modernas" de construcción el fuego se extendió rápidamente hacia la estancia infantil.

Un accidente es totalmente creíble y posible en cualquier circunstancia, sin embargo lo que es triste y a la vez genera una rabia en todos nosotros es el hecho de la incompetencia de las instituciones gubernamentales, de la incompetencia de los directivos de la estancia que tenían cerrado a cal y canto el edificio y al comenzar el incendio nadie podía abrir el candado que los mantenía encerrados.

este es un testimonio de uno de los HOMBRES que ayudaron a rescatar a los niños:

Cuando Francisco Manuel López llegó a la guardería ABC, los niños ardían en el interior y en el exterior. Policías, bomberos y civiles intentaban derribar el muro de la bodega prácticamente con las manos.

“Estaban tratando de tumbar la pared con un pico, porque la bodega no tenía más que una puerta principal y por ahí no podía salir ni entrar nadie. Había mucho humo. Entonces yo empecé a pegarle con la parte trasera de la camioneta para abrir el primer boquete”, narró a EL UNIVERSAL.

Ocho veces golpeó el concreto con su pick up hasta que quedó la primera abertura, y repitió la operación para los otros dos boquetes que permitió la entrada de los rescatistas.

“En el primer impacto se quedó encajado el pico en la caja. Toda la gente me gritaba que siguiera, que derribara la pared. Después de eso hice otros dos, cuando dejé de hacer los hoyos, entré para ayudar y me di cuenta que había niños encerrados adentro de los cuartos de la bodega. Tuvieron que tumbar las puertas para sacarlos”, dijo el testigo del siniestro.*


*El Universal en linea http://www.eluniversal.com.mx/

Como digo, soy padre de una niña que esta en la misma edad que los pequeños de esa guardería, se que la seguridad es muy importante y agradezco que exista un gran filtro de acceso a la estancia infantil en la que mi hija está cuidada, pero de eso, a que los tengan encerrados al grado de que no exista poder humano que lo habrá me parece una estupidez, ahora si vas a tener cerrado un lugar, no tienes solamente un juego de llaves y ademas quien sabe en donde, sino que tienes varios juegos, y buscas la manera de eficientar las reacciones para que en una situación como esta no se convierta en una tragedia, como lamentablemente sucedió.

Otro punto a discutir, como fue que el IMSS, PROTECCIÓN CIVIL, y GOBIERNO MUNICIPAL, permitieron que se creara una guardería en una bodega, sin SALIDAS DE EMERGENCIA, junto a una BODEGA DE LLANTAS, y nadie hizo nada. Ahora el director nacional del IMSS acusa a el Gobierno Municipal de otorgar el permiso a la guardería de estar en ese lugar, pero pregunto ¿y ellos no autorizaron su instalación también?, ¿acaso no tenía un poco mas de un mes de haber hecho una verificación y los resultados eran "correctos" y en "orden"?, ¿Cuanto valen las vidas de los niños?, ¿una licencia municipal, una autorización del IMSS?

Y así esperan que los mexicanos sigamos creyendo en sus cuentos.

La madre de un niño muerto decía en una entrevista, "los accidentes ocurren, pero que caiga la ley sobre los responsables".

Hoy me ciento conmovido, dolido y con mucha rabia, yo no podría tener la mente tan lúcida para decir algo como eso, hoy que se que mi hija está en una escuela con normas establecidas por el IMSS ya no me siento tan seguro. Pero tengo fe, y espero que esto les sirva para entender que si seguimos dejando que la incompetencia nos gobierne este caso será mas común de lo que queremos.

Los niños que murieron están seguramente en un mejor lugar, pero a sus padres, a sus hermanos, a sus abuelos y tíos, a sus compañeros que no murieron pero que viviran con marcas de por vida (físicas y psicológicas) nos dejaron en este pais, en el que NUNCA PASA NADA...

2 comentarios:

Sonia dijo...

Entiendo tu rabia, Julio, yo no soy madre pero también la siento ante cosas así. A veces es tan fácil evitar que ocurran desgracias, y se hace tan poco por evitarlas... no sé, sólo haría falta que las normas de seguridad fuesen un poco más lógicas, y que las instituciones hagan su trabajo.
Siento mucho de lo de esos niños, por ellos ya no se puede hacer nada.

alcorze dijo...

Ufff, es una terrible noticia, Julio. Aquí en España se han hecho bastante eco y a mí, personalmente, me ha impresionado mucho. Un abrazo desde aquí y, espero, que no tengamos que volver a ver situaciones como esta.